VOLVAMOS A REÍR CON DIOS

Dice la Santa Palabra de Dios en el libro de Job 8: 20-22; “Dios no abandona al hombre intachable, ni brinda su apoyo a los malvados. Él hará que vuelvas a reír y que grites de alegría; en cambio, tus enemigos se cubrirán de vergüenza y la casa de los malvados será destruida”. (DHH).

Nadie que haya pasado por este mundo puede decir que nunca tuvo una aflicción, un problema, una enfermedad, un revés económico, social, relacional o cualquier clase de tribulación. Los problemas y las dificultades son inherentes a la vida humana y llegan en el momento menos esperado, sea que lleguen por malas decisiones o por situaciones ajenas a las decisiones. De la misma manera, el mundo, en todas partes del planeta, tiene hombres y mujeres malos que buscan hacer esa maldad a los seres humanos que los rodean, robando, agrediendo, incomodando, invadiendo o haciendo cualquier tipo de agresión que ponga en apuros al otro. Todos hemos pasado por cualquiera de estas dos situaciones: problemas y/o personas que nos ponen en aprietos y angustia. El personaje de este libro tan bonito pero al mismo tiempo angustiante, pasó por tribulaciones fuertes al perder en un solo día todos sus bienes e hijos y en otro día, perder su salud. Solo le quedó su mujer que lo incita a quitarse la vida y maldecir a Dios, por fortuna, este hombre, intachable, permanece fiel a la integridad que Dios había profetizado de él. Cuando llegamos al capítulo ocho, sus amigos han proferido todo tipo de juicios contra él aduciendo que todo lo acontecido era por sus pecados, pero el escritor se asegura de decirnos desde el principio que todo fue una prueba para demostrar su integridad y honestidad delante de Dios. Por ello, el mismo Job, a pesar de estar derramando su corazón adolorido delante de Dios, no puede dejar de reconocer que “Dios no abandona al hombre intachable, ni brinda su apoyo a los malvados”. Estos dos aspectos son importantísimo en el carácter de Dios: siempre estará con el ser humano que es intachable, el hombre perfecto en la manera de caminar cómo Dios ha ordenado, no cómo los hombres dicen que debe caminar. Aquí es fundamental entender que Job no plantea que Dios esté con el hombre que no hace mal en el mundo, sino que Job hace referencia a aquel que obedece a Dios, es decir, lo conoce, conoce sus mandamientos y los hace realidad para su vida. A esta persona, el autor nos dice: “Él hará que vuelvas a reír y que grites de alegría”. Podemos pasar por pruebas, podemos pasar por “valle de sombra de muerte”, podemos pasar por tribulaciones, angustias, problemas, enfermedades, situaciones económicas difíciles, situaciones laborales angustiosas, pero Dios siempre tiene el control para darnos Su ayuda en el momento que más lo necesitamos. Acerquémonos a Él viviendo Sus planes y esperando pacientemente en su actuar.

Padre bueno que estas en los cielos, en el nombre de Jesús, gracias por estar con cada uno de nosotros en medio de nuestras angustias, danos la paz y el gozo para gozarnos en Ti. Amen.

Pastor César Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: