CREER Y CONFESAR PARA SER SALVO

Dice la Santa Palabra de Dios en la epístola del Apóstol Pablo a los Romanos 10: 8-10; “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación”.

Desde pequeños fuimos instruidos para que hiciéramos buenas obras con el fin de conseguir la salvación. Esta idea se ha extendido por siglos entre los creyentes cristianos tanto católicos como ortodoxos y evangélicos. Pero cuando leemos la escritura y escudriñamos sus verdades, encontramos que Dios ha pedido a la raza humana que tenga dos cosas para obtener la salvación: confesar con la boca que Jesús es el Señor y creer en el corazón. Analicemos estas dos necesidades del ser humano para acercarse a Dios: primera, “confesar con la boca que Jesús es el Señor”, para confesar explícitamente que Jesús es el Señor, el ser humano debe tener muy claro que, ese Jesús del cual habla la Biblia y la historia, es Dios hecho carne entre nosotros, quien vino a nosotros a través de una virgen en Belén de Judá, para morir en una cruz (maldiciéndose para que nosotros fuéramos justificados y redimidos) y derramó su sangre para limpiar los pecados. Este acto de parte de Dios, nos trae vida cuando estábamos muertos en nuestros delitos y pecados. Pero ese mismo Jesús, fue levantado de entre los muertos por el Padre Santo para darnos la esperanza de nuestra resurrección. Luego, hacer una confesión de estas sin entender, no es salvífica. No solo se debe entender sino aceptar para nosotros mismos como lo mejor que pueda pasar a nuestras vidas. Muchos solo creen en el Jesús histórico y no creen en su deidad y en su sacrificio por sus pecados: esto no basta para ser salvo. Debemos sentir la necesidad de ese sacrificio y entender que solos no podemos ir al cielo con nuestras obras. Pero el segundo es bien importante también: “creer en el corazón que Dios lo levantó de los muertos”. Muchísimas personas han negado, a través de los siglos, la resurrección no solo de Jesús, sino de todos los seres humanos. Existe la teoría de la reencarnación de los budistas, del fin de toda existencia a con la muerte, de los ateos y muchas más, pero la resurrección de los muertos para juicio eterno, solo lo confiesan los cristianos (en sus múltiples facetas). Esta resurrección para vida eterna, solo es posible cuando creemos que Jesús si fue levantado por el Padre de los muertos y que regresará por segunda vez por los que lo esperan, hayan muerto o estén vivos, esto es, los creyentes que esperan con la fe que, ese Jesús histórico y bíblico, sí es el Mesías, el Dios que bajó del cielo por los que han confesado que Él es Dios y fue al cielo a hacer morada para cada uno de los creyentes confesos.

Padre bueno que estas en los cielos, en el nombre de Jesús Tú Hijo amado, te pedimos que muchos lean este devocional y dispongan su corazón y su alma para creer en el único Señor y salvador del mundo. Amen.

Pastor César Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: