CRISTO ES LA ROCA

Dice la Santa Palabra de Dios en el evangelio según San mateo 16: 16-18; “Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”.

Lo primero que vemos en este pasaje de la escritura, es la confesión de Simón Pedro: “Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente”. Esta confesión tiene implícitamente dos cosas: la primera es que Jesús es el salvador que los judíos esperaron por siglos y quien vencería la muerte con su muerte y resurrección. La segunda es que ese Jesús, el Cristo, es Dios hecho carne que vino a habitar entre nosotros. Por eso, Jesús le dice a Pedro que ese conocimiento no vino de su conocimiento o de su sabiduría, sino que vino por revelación del cielo: “porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”. Para conocer a Cristo y para aceptar su salvación se necesita que Dios revele a Su Hijo para el creyente, que Dios permita que Jesús sea conocido por quien se acerca a Él. Ahora, y esto es lo más importante de este pasaje, vienen unas palabras de Jesús que han sido mal entendidas y tergiversadas por muchos para desvirtuar al mismo Jesús: “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”. Observemos que Jesús comienza con un conector: “y” que significa que lo que dirá a continuación es una conclusión de lo antes dicho. Jesús le dice a Simón Pedro (al hombre del común: Simón y al discípulo: Pedro) que él tiene por nombre dado por Jesús como piedra, dureza y sobre la Roca (Jesús el Cristo) será edificada la iglesia sobre la tierra. Estas palabras significan que Simón Pedro será el testigo de que la Roca, Jesús, es el Cristo esperado y deseado y quien abrirá las puertas del cielo para los que quieran creer en Jesús. Estas palabras no significan que Jesús estaba nombrando el primer Papa, que Jesús estaba entregando la autoridad a Pedro o que lo estaba nombrando vicario, no, estas palabras hablan de la verdad que debe defender la iglesia de Cristo en la tierra: Él es el salvador, Él es la roca, Él es el Cristo, Él es Dios hecho carne, Él es el UNICO camino, la UNICA verdad y la vida eterna para quien quiera aceptarlo como su Señor. Desdibujar esta verdad es mentir y desviar la verdadera razón de ser de la iglesia de Jesús: Él mismo, Cristo. Es por ello que Jesús termina diciéndole a Pedro: “y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella”, porque Jesús mismo será quien evite la muerte de la iglesia, El mismo será su sustentador y quien la cuide en todo momento y ante toda circunstancia.

Padre bueno que estas en los cielos, te damos gracias por revelar esta verdad a los hombres, permite que en este siglo, muchos más lo sepan y acepten. Amen.

Pastor César Hernández

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: